Deportes extremos y medidas de seguridad

0
201

Definidos como actividades de ocio con algún grado o componente de peligrosidad, los deportes extremos se caracterizan por realizarse en condiciones difíciles que implican mayor niveles de riesgo para quienes los practican.

Quienes practican un deporte extremo corren mayores riesgos de sufrir un accidente aún cuando tomen las medidas de prevención necesarias y hayan realizado entrenamientos rigurosos logrando un desarrollo importante de sus habilidades.

Entre las medidas de seguridad se recomienda incluir un seguro deportivo que pueda proteger al deportista a través del pago de gastos médicos hasta una determinada suma, servicio de búsqueda y rescate, además de brindar una cobertura amplia que incluya la mayoría de los deportes extremos.

Tabla de Contenidos

Deportes extremos y sus riesgos

Muchas personas se preguntan ¿Qué se considera como deporte extremo?, si bien no existe un definición específica, como ya lo hemos dicho en el comienzo del artículo, en general este tipo de actividad tiene por naturaleza el ofrecer un elevado grado de riesgo o peligro.

La mayoría de los deportes extremos tienen en esencia una dosis de exigencia física pero también mental. Escalada en roca, hielo, snowboard, rafting, lanzamiento del bungee, parapente, son solo algunos ejemplos de actividades en las que los deportistas se enfrentan al peligro pues el control del entorno y el escenario es muy limitado y por lo general cambiante.

La mayoría de los deportes extremos se practican de forma individual y no en equipo, siendo los más populares el paracaidismo, ala delta, motocross, escalada, rafting o kayakismo por cursos de aguas rápidas, entre otros.

Existen algunos trabajos estadísticos que han buscado establecer qué tan riesgosos pueden ser los deportes extremos, y fue así que el británico David Spiegelhalter estudió distintas disciplinas para poder establecer el nivel de riesgo con relación a una medida de micromuerte o unidad de medida de la probabilidad de muerte de uno entre un millón.

Así, pudo establecerse por ejemplo que sigue aún hoy siendo mucho menor el riesgo de un deportista que practica paracaidismo que aquel que se expone a ascender cumbres famosas como la del Himalaya.

Asimismo, existen estudios sobre lesiones sufridas por quienes practican deportes extremos, como el realizado por la doctora Sabesan e 2014, presentado ante la Academia de Cirujanos Ortopédicos de Estados Unidos, donde se informaban más de cuatro millones de lesiones, en un lapso de 11 años, atribuidas todas ellas a la práctica de deportes extremos.

Tomando los datos mencionados y otros estudios realizados sobre lesiones y deportes extremos, la principal recomendación es tomar como tema importante la prevención que deben asumir quienes practican estas actividades de riesgo aplicando suficientes medidas de seguridad.

Medidas de seguridad en la práctica de deportes extremos

Además de contar con un seguro deportivo que pueda cubrir la eventualidad de un accidente en la práctica de un deporte extremos, existen algunas medidas de seguridad que todo aquel que pretende practicar alguna de estas actividades debe tener en cuenta antes de aventurarse a estas actividades:

  • Conocer los riesgos a los que se exponen y que harán para intentar evitarlos.
  • Asegurarse de contar con la protección necesaria y el equipo adecuado.
  • Dejar claros los límites al realizar este tipo de deportes.
  • Comprender claramente que necesitan protección y entrenamiento.
  • El deporte extremo a practicar debe siempre estar de acuerdo a las capacidades físicas.
  • Desarrollar progresivamente las habilidades para la práctica de un determinado deporte extremo, algo que solo se consigue a través de un entrenamiento arduo.
  • Tomar todas las medidas de seguridad exigidas por la actividad extrema a practicar, utilizando todas las herramientas y equipos adecuados como cascos, muñequeras, rodilleras, trajes especiales, etc.
  • Revisar el equipo antes de cada práctica.
  • No exponerse a riesgos innecesarios.
  • No subestimar algunas actividades que aparentan ser de bajo riesgo como las caminatas de montaña ya que los factores naturales influyen en el peligro que puede pasar inadvertido.

La popularidad de los deportes extremos ha crecido de forma considerable en la última década, tanto entre aquellos que los practican de manera profesional como entre los aficionados.

Actividades divertidas, el turismo de aventura y los deportes extremos pueden transformarse en letales si quien los practica no toma las medidas de seguridad necesarias o no cuenta los el equipamiento adecuado, dos puntos importantes a tener en cuenta antes de tomar la decisión de practicarlos.