¿Qué se esconde detrás de las dietas detox?

0
129

Están de moda, al igual que anteriormente lo han estado dietas por el estilo. Y es que las dietas detox, han ganado gran popularidad en los últimos tiempos a raíz de sus presuntos “milagrosos” resultados que ayudan a conseguir. Cuando nos ponemos a comer hasta arriba, tratamos de buscar resultados rápidos, y este tipo de productos alimenticios se presentan ante nosotros, como una alternativa más que viable.

Realmente, la idea de encontrar alternativas interesantes que nos sirvan para conseguir eliminar los kilos conseguidos, y de tratar depurar las toxinas ingeridas. Pero, a veces nos dejamos llamar por falsos reclamos que nos prometen resultados que no resultan ser tan milagrosos como parecen.

Las dietas detox, una solución no del todo viable

Resultado de imagen de dietas detox

Habiendo un número cada vez más creciente de dietas ultrarápidas que nos ayudan a perder peso de forma milagroso, la gente las emplea como recurso desesperado. Pero, en esta línea, las dietas detox juegan con un miedo actual, que es el de la desintoxicación de una serie de agentes nocivos que solemos meter en nuestro cuerpo como lo son el alcohol, el azúcar, o la grasa.

Puede, que el concepto de las dietas detox sea el más lógico del mundo, pero no es cierto. Ya que, no sólo es que una dieta detox no nos ayude a mejorar nuestra salud, sino que es posible que nos deje peor de como estamos por la carencia a la que nos somete.

¿Qué hacen realmente las dietas detox?

El concepto de desintoxicación, tiene dos tipos de lecturas diferentes. Una de ellas, es adecuada y totalmente respetable. Y la otra, a una perversión del término.

La que tiene una lectura más adecuada, hace referencia al tratamiento médico de aquellas personas que tienen algún tipo de adición. El otro concepto, hace referencia a un tratamiento que nos ayuda a vender un tratamiento cuestionable, que indica que libera de toxinas nuestro cuerpo.

Lo curioso, es que si el nivel de toxinas que hay en nuestro cuerpo fuera alto, lo más probable es que muramos. El cuerpo humano, cuando funciona adecuadamente, tiene sus mecanismos para eliminar la toxicidad acumulada. En este sentido, son el hígado, los riñones, e incluso la piel alguno de los elementos que nos ayudan a desprendernos de elementos dañinos.

Por lo que, cualquier persona que trate de beneficiarse de la perversión del concepto de desintoxicación, está mal informando. Y, se está aprovechando de un argumento falso, revestido de lógica, que puede enganchar a personas cuyo conocimiento del mundo de la salud y de la nutrición no sea especialmente elevado.

Los batidos detox y su supuesta magia

Los famosos batidos detox, son una de las herramientas de marketing más potentes que tienen este tipo de dietas. Hechos a base de vegetales, a los que se les puede añadir una serie de ingredientes bastante exóticos, son una bomba comercial increíble. Ayudan a captar a mucha gente, por lo prácticos que son, y por la alta efectividad que prometen.

Lo curioso, es que además, este tipo de batidos son bastante caros para los ingredientes que incluyen. Un batido de apio, manzana y té verde no puede costar cerca de 30€ en algunos casos. Pero claro, si se te dice que esta combinación de nutrientes, te ayudará a eliminar de toxinas, y a reactivar tu metabolismo en un tiempo récord, no es de extrañar que mucha gente caiga en sus redes.

Pero, no es de extrañar en este sentido, que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, acaba de detectar que el uso de este tipo de batidos puede ser peligroso. Han realizado un informe en el cual se destaca una serie de posibles peligros por utilizar un uso combinado de determinados productos. La razón es que podemos provocar un exceso de ácido oxálico, si abusamos de los batidos verdes (basados en espinacas, lechuga, brócoli, apio y demás).

No obstante, uno de los mejores ejemplos lo constituye la espinaca. Se trata de un alimento que contiene grandes cantidades de ácido oxálico. El problema, no está en consumir espinacas, sino en hacerlo en mi elevadas cantidades. Porque, sin darnos cuenta en un batido, podemos tomar 8 veces la cantidad de ácido oxálico que en una ensalada. Es el problema de beberlo y no de consumirlo.

Conclusiones

Como podemos ver, el problema no reside en que los alimentos que incluye una de estas dietas detox sea malo, en absoluto. El problema es la combinación de los mismos en algunos casos, y muy especialmente, en que se nos promete algo que es totalmente falso. En este caso, sí que podemos ser categóricos, y no ser cautelosos en cuanto a la interpretación de los datos.