5 cosas que debes hacer cuando pretendas comer limpio

0
230
Cosas que debes saber si vas a comer limpio
Probablemente hayas escuchado hablar de “comer limpio” anteriormente, pero no estás exactamente seguro de lo que implica o cómo comenzar, y más si no has tenido una buena alimentación en mucho tiempo.

Lo primero que debes saber es que comer limpio significa mantener la comida lo más simple posible. Debes centrarte en la elección de alimentos ricos en nutrientes en su estado natural (o cerca de él), en lugar de comer alimentos altamente procesados con productos químicos y conservantes añadidos (sobre todo edulcorantes artificiales).

Sigue estas 5 cosas que debes hacer cuando pretendas comer limpio.

Cosas que debes saber si vas a comer limpio

5 cosas que debes hacer para comer limpio

1. Conviértete en un lector de etiquetas

Sabemos que la idea de leer cada etiqueta puede sonar tediosa, pero es muy necesaria. Debes adquirir el hábito de leer las etiquetas de nutrición a fondo. Incluso los productos generalmente percibidos como “saludables” pueden contener ingredientes innecesarios.

No compres algo con una larga lista de ingredientes que no puedas pronunciar. Cuanto más corta sea la lista de ingredientes, mejor. Trata de derivar la mayor parte de tu dieta de alimentos que no requieran etiquetas.

Leer las etiquetas es importante si quieres comer limpio

2. Comienza a comer limpio

Comienza con una dieta basada en plantas. Esto no significa que necesites ser vegetariano o vegano, pero sí significa que debes comer muchas verduras, junto con frutas, nueces, semillas, hierbas y especias, para asegurarte de que obtienes muchos nutrientes.

Se recomienda llenar al menos la mitad de tu plato con frutas y verduras en cada comida. No te olvides de incorporar muchas proteínas si estás renunciando a la carne.

Los alimentos de origen vegetal especialmente ricos en proteínas incluyen semillas de chía, semillas de cáñamo, lentejas, soja roja, cannellini y frijoles.

Formas sabrosas de comer limpio

3. Come granos integrales enteros

Elije granos germinados o enteros en lugar de granos procesados. Se recomienda dedicar un cuarto de tu platoa los cereales integrales, gracias a estudios que muestran un riesgo reducido de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y cáncer colorrectal.

Las palabras de moda como “multigrano”, “100 por ciento trigo” y “grano entero” no necesariamente significan que sean alimentos integrales. Busca granos enteros como tu primera opción, sin azúcares añadidos en los primeros tres ingredientes, y con la palabra “integral” antes que todo.

Las formas de aumentar tu ingesta de granos enterosincluyen comer quinoa, arroz integral y pilaf integral.

Los granos son una excelente forma de comer limpio

4. La carne también significa comer limpio

Aunque muchos imaginan una dieta vegetariana en asociación con una alimentación limpia, la carne ciertamente puede ser parte de la ecuación si se disfruta de manera responsable. Elije carnes de mejor calidad, idealmente de pasto, o al menos libre de hormonas y antibióticos.

Un estudio publicado en el Nutrition Journal en el 2010 encontró que la carne de res alimentada con pasto tenía menos ácidos grasos saturados que elevaban el colesterol y era más rica en precursores de vitamina A, vitamina E, antioxidantes que combaten el cáncer y ácidos grasos omega-3, en comparación con la carne de vacuno alimentada con granos.

Comer carne de pasto para comer limpio

5. Satisface tus antojos de forma natural

Lla mayoría de nosotros exageramos cuando se trata de azúcares añadidos, y esto es un impedimento si queremos perder peso. Las pautas dietéticas del 2015 recomiendan que el límite del azúcar agregado sea menor al 10 por ciento de las calorías diarias totales.

Por eso, no consumas edulcorantes artificiales, como la sucralosa o el aspartamo. Un estudio en el 2014 publicado en Nature encontró que el consumo de dichos edulcorantes artificiales sin calorías podría causar un metabolismo anormal y un mayor riesgo de diabetes. Elige en su lugar alternativas naturales como miel, melaza, néctar de agave y jarabe de arce.

La miel es un buen sustituto del azúcar