Trabajar la parte inferior de los pectorales

0
165

Es posible estimular la parte inferior de los pectorales, escogiendo ejercicios específicos, incluso si en realidad es poco útil hacerlo, puesto que la parte inferior de los pectorales no suele estar casi nunca sin definir.

Para definir cuáles son los ejercicios de pectorales utilizados con el fin de trabajar eficazmente la parte inferior, el brazo debe desplazarse en un ángulo inferior al hombro, por lo tanto los brazos deben estar más bajos que los hombros.

Tabla de Contenidos

Banco inclinado para el trabajo de la zona inferior

El banco inclinado con mancuernas o barra es un ejercicio perfecto para estimular la masa global pectoral, pero es necesario utilizar varios movimientos declinados si realmente se quiere trabajar la musculatura inferior de los pectorales, incluso si en la mayoría de la gente esto será absolutamente inútil.

Igualmente se pueden conservar estos ejercicios, pero bajando la barra o las mancuernas sobre la parte baja de los pectorales en vez de descender sobre la zona media de los pectorales. De hecho, es una excelente solución, puesto que permite estresar menos las articulaciones de los hombros, y por tanto limitar los riesgos de sufrir algún tipo de daño. En efecto, manteniendo los codos demasiado altos, bajando la barra muy cerca del cuello, se aumenta de forma importante el estrés sobre los hombros, y por tanto se corre el riesgo de sufrir algún tipo de daño.

Musculación pecho

Dips barras paralelas

Este ejercicio es eficaz para el trabajo de los pectorales inferiores, sobre todo si se efectúa con el torso inclinado hacia adelante. Si se es capaz de efectuar más de 12 repeticiones de este ejercicio, la eficacia está garantizada.

Conviene tener cuidado en inclinarse correctamente hacia adelante, puesto que cuanto más vertical se esté, mayormente intervendrán los tríceps. Y como aquí se quiere trabajar en prioridad los pectorales, conviene separar siempre bien los codos e inclinarse hacia adelante.

Banco inclinado con barra o mancuernas declinadas

Para este ejercicio es necesario utilizar un banco inclinado de 10 a 30 grados para unos mejores resultados. Se trata de que los pies estén estables sobre el suelo y que la cabeza se encuentre más baja de las caderas.

La barra debe llegar directamente sobre la parte inferior del pecho, por tanto, en la unión entre los pectorales y los abdominales. Claramente, hablamos del ejercicio más eficaz para trabajar la parte baja de los pectorales. Generalmente, en esta posición, se dispone de mayor fuerza, y además puede ser una solución alternativa muy interesante si se sufre dolor en los hombros cuando se trabaja el ejercicio en banco inclinado.

El trabajo con polea

Las poleas ajustables fijas a la altura de la cabeza. Se agarra un mango con cada mano, inclinando el cuerpo ligeramente hacia delante y situando los pies de manera separada.

Los brazos se mantienen ligeramente plegados y se tira de los brazos hacia la parte baja y hacia la parte interior hasta que las manos se unan frente a la cintura. Si no es posible utilizar una polea, se puede hacer el ejercicio en un banco inclinado.

Elementos a tener en cuenta

Los codos deben mantener un ángulo de 90 grados, alejados del cuerpo, en el momento de la parte baja de los movimientos. Esto permite garantizar que los músculos del pecho se vean obligados a contraerse y que los otros grupos de músculos de sujeción como los tríceps y los hombros solamente ejerzan la parte del trabajo que les corresponde.

Conviene mirarse en un espejo, los deltoides deben mantenerse fijos mientras que los pectorales se contraen, de igual forma al final del movimiento.

Muchos bodybuilders tienen unos hombros y unos tríceps impresionantes, pero unos músculos débiles torácicos, ya que sus pectorales permanecen inertes durante los movimientos específicos de los pectorales, porque los hombros se mueven.

Los pectorales deben contraerse arriba y abajo de cada movimiento de empuje, mientras que los hombres deben mantenerse hacia atrás. A pesar de no ser muy natural, es un elemento esencial para maximizar las fuerzas de los pectorales, reduciendo el riesgo de daño en los hombros.