Si quieres adelgazar, come antes de las 3 y cena a las 8

0
118

Un estudio que ha visto la luz en el International Journal of Obesity, en el que participaron 420 personas con sobrepeso y a las que se estudió durante 20 semanas ha ayudado a ver la influencia de la hora de ingestión de la comida en el proceso de perder peso. Hacían la misma dieta, tenían el mismo descanso y practicaban el mismo ejercicio; la única diferencia era la hora en la que hacían la comida principal del día. Aquellos que comían antes de las tres perdieron de media 12 kilos, mientras que lo hicieron más tarde esa hora sólo 8 kilos de media.

Esto puede tener su explicación en la cronobiología. Igualmente el hecho de cenar más tarde de las nueve y media de la noche reduce el éxito de una dieta de adelgazamiento debido a la cronodisrupción, una alteración de los ritmos circadianos que favorecen la obesidad y la diabetes. Es algo que se produce con el trabajo a turnos, con el jet lag o en el envejecimiento, pero también cuando estamos con pantallas electrónicas en la cama hasta el momento antes de dormirnos. Se produce una alternación de los ritmos circadianos de las hormonas del apetito (leptina y grelina) y aumenta el consumo calórico total.

Los expertos en cronobiología recomiendan hacer el desayuno a las 8 de la mañana, la comida a las 12 de la mañana y la cena a las 8 de la tarde ya que coincide con los momentos en que la grelina está en sus momentos de mayor actividad.