CÓMO FORTALECER EL CUELLO

0
228

A excepción de alguna disciplina como el rugby o los deportes de lucha por ejemplo, la realidad es que los músculos del cuello no suelen ser los protagonistas en las rutinas de musculación.

Sin embargo, debido a la poca fortaleza del mismo, el cuello es una de las partes del cuerpo que más se resiente al acumular tensiones, malas posturas o cargas del día a día, lo que genera dolor y en ocasiones lesiones. De ahí que sea fundamental fortalecerlo para protegerlo y poder seguir entrenando el resto de músculos.

Pero más allá de esto, la musculatura de esta zona puede mejorar en gran medida la imagen de cualquier atleta que busque aumentar su masa muscular, ya que funciona muy bien para reducir una posible desproporción entre el tren superior respecto al cuello y la cabeza. Además, es innegable que en general un cuello potente está asociado a un físico trabajado y atlético.

Por entender un poco más la zona, el músculo más importante de la misma se llama esternocleidomastoideo y en la región posterior encontramos la parte superior del trapecio y los esplenios.

A la hora de entrenar, una buena noticia es que es una zona que ofrece resultados a corto plazo. Lo más recomendable es empezar por elevaciones sencillas de cuello que podemos hacer en un banco de entrenamiento, tumbados hacia arriba y liberando cuello y cabeza. Es importante estirar el cuello hacia atrás para realizar flexiones que lleven la barbilla al pecho.

Para seguir, realizaríamos el ejercicio contrario, nos tumbamos hacia abajo y extendemos el cuello hacia delante y ligeramente hacia arriba. También podemos terminar con unas flexiones laterales. Una buena rutina es realizar todas estas variantes de flexiones en circuito y con pesos que nos dejen realizar 10 o 20 repeticiones en 3 o 4 series.  Tardaremos solo unos 10 minutos y es muy probable que tengamos buenos resultados.

Se puede introducir peso, pero se recomienda sujetar siempre con las manos la pesa para que no se desequilibre. La mayoría de fibras son lentas, por lo que es preferible entrenar con una intensidad baja o moderada, pudiendo trabajar alto volumen. Se recomienda realizar los ejercicios de 2 a 3 veces a la semana

Si ya has avanzado en el entreno y te ves estancado, puedes pasar a un entrenamiento avanzado. Es un tipo de rutina que practican atletas de rugby o deportes de lucha y se conoce como puente del luchador. Se trata de realizar un puente con nuestro cuerpo, apoyando pies y cabeza para luego realizar flexo-extensiones con el cuello intentando acercar la nariz al suelo.

Pasando al nivel más avanzado, el entrenamiento se centrará en realizar movimientos circulares con el cuello para ejercitar todos los músculos de la zona, pero es un entreno que puede generar lesiones, por eso, es recomendable apoyarse con las manos y sobre todo  contar con alguien experimentado que pueda supervisar nuestros movimientos.