Cuatro consejos para no estancarse a la hora de perder peso

0
136

No es extraño que se produzca un estancamiento durante la fase de pérdida de peso. A veces, pese a todos los esfuerzos que se realizan, el cuerpo parece detenerse. Para poder seguir perdiendo algo más de peso sin poner la salud en peligro, existen algunas soluciones que dan buen resultado.

En efecto, cuando se pierde peso, el metabolismo tiene tendencia a reducirse, por tanto se vuelve más difícil la pérdida de peso sin hacer nada.

Veamos cuatro consejos que nos pueden ayudar a alcanzar el objetivo de perder peso y estabilizarse.

Tabla de Contenidos

No reducir el nivel de entrenamiento

Si tan solo faltan algunos kilos para alcanzar el objetivo deseado, no es el momento de rendirse. Ciertamente, los últimos kilos son los más difíciles de perder, por eso es en esa fase cuando conviene multiplicar los esfuerzos.

Cuerpo desnudo

Para conseguirlo, es necesario modificar el entrenamiento:

  • Si sois amantes del running, se pueden añadir algunos ejercicios de musculación, e inversamente.
  • Si nunca habéis efectuado sesiones de entrenamiento por intervalos de alta intensidad, es el momento de hacerlo.
  • Añadir una sesión más por semana puede ayudar a perder los kilos más recalcitrantes.
  • Proponerse retos en el entrenamiento semanal, aumentando el número de repeticiones, el tiempo de la carrera, aumentando la distancia, subiendo la carga de las pesas, etcétera.
  • Es importante sorprender al organismo. Para ello conviene salir de la rutina, probar cosas nuevas con relación a los hábitos ya adquiridos.

Cuidado con lo que se come

Normalmente, cuando nos acercamos a nuestro objetivo, existe la tendencia de relajarse a nivel de la alimentación, no obstante no hay nada más devastador para el organismo. El objetivo todavía no se ha alcanzado, por tanto no es el momento de perder el norte. Si se hace trampa con la alimentación, el cuerpo va a sentirlo.

Para resolver estos pequeños problemas, es necesario ser mucho más vigilantes.

Por ejemplo, llevar un diario alimenticio donde se anota todo lo que se come y al final de la semana, se comprueba si no hay nada de lo que se pueda prescindir. Es bueno utilizar una aplicación de conteo de calorías para estar seguros de que no hay alimentos que están demás por el aporte excesivo de calorías al organismo. Es necesario encontrar la ratio de macronutrientes para uno mismo y para la actividad que se practica.

Vitaminas y minerales

Lista la actividad física que se realiza para alcanzar el objetivo de pérdida de peso, es necesario disponer de un cuerpo en perfecta salud y sin carencias. Para ello, no hay nada como una buena cura de vitaminas y minerales. Se trata de comer frutas, cítricos, verdura cocida, verdura cruda, legumbres, frutos secos, etcétera.

Estos ajustes proporcionan el lleno de vitaminas y minerales. Para estar seguros de que el organismo funciona correctamente y está en disposición de resistir durante los entrenamientos, es bueno beber constantemente. Una hidratación consecuente es indispensable para colmar las pérdidas hídricas debidas al entrenamiento, pero también para aportar minerales en cantidad. Las células tienen igualmente necesidad de agua para ser eficaces y construirse. Por tanto, el agua juega un papel primordial en la pérdida de peso.

Las fibras y proteínas

La alimentación tiene un papel fundamental para alcanzar cualquier objetivo deportivo y llegar a perder los kilos que faltan para mantenerse en el peso ideal. Es importante comer fibras y proteínas.

Las fibras tienen la ventaja de saciar y requerir energía para ser digeridas. Además, permiten retrasar la sensación de hambre, lo que evita el picoteo entre horas y recuperar los kilos superfluos.

Las proteínas permiten reconstruir los músculos tras las sesiones de entrenamiento. No solamente la masa muscular aumenta y hace que se queme más cantidad de energía en reposo, sino que la proporción de grasa disminuye.

Es preferible, sin embargo, encontrar las proteínas en las carnes magras, el pescado, ciertas legumbres, algunos frutos secos y verduras.