DIETA DE DEFINICIÓN EN 6 DÍAS .. ¿Es posible?

0
236

A la hora de plantear protocolos de definición siempre insistimos en que la progresión paulatina es la mejor herramienta para conseguir objetivos estables y sostenibles, pero somos conscientes que hay momentos determinados en los que necesitamos concentrar en pocos días avances visibles. Para ello traemos hoy un programa de 6 días que no va a hacer milagros, pero si puede conseguir que nuestra apariencia sea mucho más definida.

Al final es una cuestión de reducir líquidos lo que hará que aparentemos menos hinchados. De ahí que sean tres los factores en los que se basa este programa para provocar que el cuerpo pueda drenar los líquidos con la mayor rapidez posible:

  • Carbohidratos limitados: Hay ciertas dietas basadas en proteínas con un consumo limitado de hidratos que ayudan al cuerpo a evacuar líquidos.
  • Consumo de agua La estrategía de este plan pasa por beber gran cantidad de agua durante los días iniciales y reducir mucho su consumo al final.
  • Entrenamiento: El entrenamiento tiene un protocolo de definición concreto que os mostraremos en próximos artículos.

Vamos a dar por supuesto que el día tope en el que queremos estar más definidos, ya sea para una competición o para cualquier otro fin, es el sábado. En base a esto articulamos la semana de la siguiente manera;

De lunes a viernes, beberemos mucha agua y consumiremos muy pocos carbohidratos, como máximo 50 gr. El viernes, ya podremos comenzar a introducir carbohidratos, por ejemplo marcamos 5 o 6 comidas y cada una de ellas con 50 gr de carbohidratos.

Captura de pantalla 2017-04-11 a las 9.43.07

En las primeras comidas, utilizaremos fruta como fuente de carbohidratos, ya que con ello se repone el glucógeno del hígado lo más rápido posible. En las siguientes comidas pasa a carbohidratos como patata o arroz, de absorción más rápida. La cuarta comida es recomendable realizarla sobre las 16:00h de la tarde.

A esta hora, debemos suprimir la ingesta de líquidos, y por último consumir una o dos comidas más. Los carbohidratos en ese momento es recomendable que vengan de azúcares simples y que tomemos una o dos cucharadas de glicerina vegetal.

El viernes puede reforzar el protocolo algún diurético, o en su defecto, tomar un baño de sales de baño Epsom en agua muy caliente durante 20-30 minutos antes de irte a dormir.

El sábado, antes de desayunar tienes que realizar una valoración de tu aspecto, si tu aspecto es plano, deberás consumir otra comida con azúcares simples. Si tienes buen aspecto, bastará con una porción pequeña de fruta y proteína y si sigues reteniendo agua, desayunaras sólo proteína con muy poca agua.

Esta dieta es algo excepcional, con un periodo determinado y que solo debemos hacer para un acontecimiento puntual.

El principal objetivo de los días con alta ingesta de agua y bajo consumo de hidratos de carbono es depletar el glucógeno para una buena supercompensación posterior, además de conseguir drenaje.

Cuando cortamos de repente la ingesta de agua, seguimos drenando, por lo que el efecto principal es de secado ya que perdemos líquidos y no seguimos bebiendo.

En paralelo, como siempre, el entrenamiento es esencial en el plan, por lo que en próximos artículos os presentaremos la rutina de ejercicios más recomendada para este programa de definición.