El entrenamiento con cargas aumenta la motivación para el ejercicio

0
96

La motivación es algo que juega un papel casi en cualquier discusión o enfoque a la hora de planear entrenamientos y rutinas. Es algo que afecta a cualquier practicante, sea cual sea su nivel, desde el novato hasta el más endurecido entusiasta. Para adultos mayores, el entrenamiento con cargas se ve cada vez más como una de las mejores maneras para proveer herramientas a una población que envejece, y que necesita mantener fuerza muscular y capacidad funcional.

Y aunque se recomienda que los adultos mayores realicen ejercicios con cargas al menos dos veces por semana, solo unos pocos cumplen esto. Los estilos de vida sedentarios decrementan la fuerza de voluntad de mucho y aceleran el declive de la función psicológica y la salud mental que viene con la edad.

Investigadores de la universidad de Jyväskyla realizó un estudio para investigar los efectos de un entrenamiento con cargas de 9 meses supervisado sobre la motivación y las características volitivas, es decir, miraron cómo el entrenamiento con cargas cambiaba estas características en adultos mayores y contribuía a que continuaran voluntariamente el entrenamiento con resistencias un año después del estudio.

alt
Entrenar mantiene la motivación por la actividad física


El estudio involucró a 105 adultos de entre 65 y 75 años que no cumplían las recomendaciones físicas para el ejercicio de resistencia básico, y que no tenían experiencia previa entrenando con cargas.

Después de 9 meses de entrenamiento regular con cargas, aumentó la motivación tanto por el entrenamiento como por la actividad física en general: los sujetos comenzaron a disfrutar del ejercicio. Además, aumentaron los planes para realizar ejercicio, indicando que los sujetos comenzaron a pensar acerca de cómo comenzar y mantener un estilo de vida físicamente activo.

Después de completar el estudio supervisado, casi la mitad de los participantes (el 46%) continuó realizando ejercicio con cargas de forma independiente. Aproximadamente la mitad de ellos participó una vez por semana de media durante el año siguiente, y la otra mitad dos veces por semana. Los participantes que aumentaron su motivación hacia el ejercicio y la eficacia del mismo durante el periodo del estudio fueron los que con mayor probabilidad continuaron entrenando dos veces por semana.

El resultado sugiere que encontrar una motivación para ejercitarse y aumentar la confianza para mantener un estilo de vida físicamente activo contribuyen a continuar el entrenamiento de manera independiente. Estos factores deben tenerse en cuenta en los estudios y el ejercicio en general para promover la continuación de este comportamiento.

Por supuesto, también se puede decir que solamente menos de la mitad de los participantes siguió entrenando después de su nuevo camino en el entrenamiento de fuerza, pero el próximo enero, podemos comprobar la cantidad de miembros de nuestro gimnasio local al comienzo del mes y después al final del mismo. 46% de continuidad parece bastante si tenemos eso en cuenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here