Reducir el consumo de alimentos ultraprocesados

0
237

Un estudio recientemente publicado activó las alarmas sobre reducir el consumo de alimentos ultraprocesados. Y es que según se pudo establecer que este tipo de alimentos está asociado a sufrir problemas de salud por diferentes causas.

Así, el consumo indiscriminado de alimentos ultraprocesados sería una señal de otros hábitos poco saludables a que se trata de alimentos que se procesan al máximo y por lo tanto pierden la mayor parte de sus propiedades nutricionales.

Reducir el consumo de alimentos ultraprocesados incluye eliminar de la dieta diaria no solo la llamada “comida chatarra” sino también algunas frutas y verduras que se venden en supermercados ya lavadas y cortadas o ensaladas ya preparados y hasta frutos secos tostados.

Por su parte los alimentos que tienen procesos mínimos son más saludables y en esta lista se incluyen cereales, yogur y hasta leche enriquecida con calcio y vitamina D, mientras que los “ultraprocesados” son formulaciones que llevan en su preparación azúcar, sal, aceite y grasas como también colorantes, aditivos y saborizantes que los hacen menos saludables.

Tabla de Contenidos

Alimentos ultraprocesados: Formulaciones industriales

Los denominados alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales que por lo general contienen varios ingredientes, entre ellos aceites hidrogenados y potenciadores del sabor que no están presentes en otros alimentos poco procesados.

Existe una muy clara diferencia entre un alimento sin procesar, uno procesado y uno ultraprocesado. Conocer cada una de estas categorías ayuda a llevar una mejor alimentación, más saludable y equilibrada.

Así, un alimento sin procesar hace referencia a productos frescos que no llevan saborizantes, aceites ni conservantes, mientras que los procesados no necesariamente llevan aditivos poco saludables y por lo tanto los ultraprocesados contienen sustancias que pueden en el tiempo ser dañinos para la salud.

Por lo dicho, existen alimentos ultraprocesados que deben limitarse según el estudio publicado en JAMA Internal Medicine, que además clasifica los alimentos por naturaleza, alcance y propósito de su procesamiento.

Aquellos alimentos que llevan un proceso mínimo incluyen los de origen animal y vegetal que si bien llevan un proceso industrial no se les añade sustancias nuevas durante el proceso, tales como frutas, verduras, nueces, semillas, pescado o carne fresca, agua o leche sin sabor.

En el caso de los alimentos y bebidas procesados también incluyen métodos de conservación como la sal en el caso del pescado con aceite enlatado o las carnes ahumadas o saladas que no son nocivos para la salud.

Ya cuando se habla de alimentos y hasta bebidas ultraprocesados se hace referencia a la utilización de procedimientos industriales que utilizan saborizantes, aditivos y colorantes que hacen que los alimentos tengan la apariencia de verdaderos cuando no lo son.

Esto puede verse en pasteles, comida rápida, bebidas azucaradas y hasta leche saborizada.

Mantener una dieta sana es importante también para evitar padecer obesidad y por ello tener en cuenta el tipo de alimentos que se consumen diariamente es sumamente importante.

Ejemplos de alimentos ultraprocesados

Dentro de los alimentos ultraprocesados destacan:

  • Galletas y bollería.
  • Snacks dulces y/o salados.
  • Cereales y barras de granola o de cereales.
  • Bebidas energizantes.
  • Caldos, sopas.
  • Embutidos.
  • Helados.
  • Alimentos fortificados.
  • Nuggets de pollo, pescado o similares
  • Pizzas.
  • Papillas comerciales para bebé.
  • Hamburguesas y otros alimentos listos para consumir.

En esta lista podemos ver alimentos ultraprocesados que tienen un perfil nutricional que es el que consume gran parte de la población en su alimentación diaria tanto por comodidad y por lo atractivo que resultan al paladar en medio de una vida agitada, “sin tiempo” para cocinar.

El estudio que mencionamos al comienzo de este artículo fue realizado en Nueva Zelanda y entre la información que aportó una importante es que en los supermercados el 80% de los alimentos envasados son ultraprocesados y son precisamente estos productos los de menor calidad nutricional.

Pero eso no es todo, ya que a mayor grado de procesamiento menor calidad en los alimentos y mayor respuesta glucémica por parte de quienes los consumen, con el agravante que estos alimentos tienen combinaciones de sabores que los hacen adictivos.

Por estas razones, los alimentos ultraprocesados, tan accesibles, apetecibles y cómodos son precisamente los que dejan mucho que desear al analizar la calidad nutricional, siendo una razón más que suficiente para reducir su consumo si se quiere llevar una alimentación saludable.