Alimentación saludable en primavera

0
301

Una alimentación saludable en primavera nos ayudará entre otras cosas a evitar el cansancio, un síntoma asociado a esta estación, una de las más agradables del año sobre todo por sus días cálidos.

La idea es preparar sabrosos platos utilizando la gran variedad de alimentos típicos de temporada que tienen además de buen sabor, color y aroma un alto valor nutritivo. La alimentación saludable en primavera debe incluir unas cuatro o cinco raciones de vegetales y frutas frescos, aprovechando los que están de temporada.

Tabla de Contenidos

Vegetales y frutas ideales para la alimentación en primavera

Como dijimos las frutas y verduras son ideales para consumir durante la primavera, pero existe una lista que merece la pena tener en cuenta pues son las recomendadas por organismos de salud pública y nutricionistas.

Frutas

Se recomiendan los frutos rojos tales como fresas o zarzamoras que tienen en esta época del año un sabor más agradable y dulce, además de propiedades antioxidantes y vitamina C.

Sandía, melón, plátano, piña son deliciosas frutas y una buena opción para incluir en la alimentación de primavera. Otra fruta a tener en cuenta es el mango rico en magnesio y hierro, además potasio que tiene un gran efecto diurético.

Vegetales

Dentro de los vegetales los verdes en general son los mejores para consumir en primavera. Calabacita, brócoli, acelga, espinaca y espárragos son excelente opciones, siendo que los dos primeros representan una fuente de vitamina K, responsable en gran parte de la coagulación de la sangre.

Berenjena, coliflor y cebolla son buenas opciones para controlar el colesterol, como también pepino, tomate y rábano, aliados ideales para la preparación de sándwiches naturales.

Primavera y cambio de clima

Con la llegada de la primavera nos enfrentamos a un cambio de clima y la alimentación saludable es fundamental pues es diferente a la que realizamos en invierno.

Ensaladas son imprescindibles pero también pescados como el atún, salmón ahumado, pollo, pavo, todos alimentos que pueden prepararse a la plancha, al horno o a la parrilla, una excelente opción para no sumar calorías extras.

Legumbres, muchas veces olvidadas en la dieta de primavera son también un buena fuente de proteínas. Añadiremos entonces al menú garbanzos y lentejas que aportan minerales y vitaminas.

Los quesos pueden consumirse pero de forma moderada, lo recomendable es que los utilicemos para dar sabor a los platos. Quesos frescos como el de Burgos o los que son 0% grasa son perfectos para preparar un omellet de claras.

Pero si deseamos platos con mucho sabor podemos añadir aceitunas, que aportan al organismo antioxidantes, frutos secos que ofrecen oligoelementos y vitaminas o también especias como albahaca, tomillo y pimienta.

Por último una alimentación saludable en primavera requiere también de buenos aliños sobre todo en las ensaladas o para dar sabor a guarniciones saludables, a las que también es posible añadir aceite, sal, vinagre y algunas hierbas aromáticas.

Y recuerda, si sientes cansancio generalizado es la conocida astenia primaveral que tanto se da en el físico como en la menta, una estado vinculado precisamente con la llegada de la primavera. Una alimentación saludable preparará al organismo para comenzar esta nueva época del año.