Consejos para una correcta recuperación después del deporte

0
273
Stretching

Hoy presentamos las etapas fundamentales para una correcta recuperación post running o post marcha. Tras una buena sesión de deporte o una marcha tónica, hay gestos que se deben conocer para el cuidado del cuerpo y recuperarse adecuadamente. De esta forma se evita la deshidratación, los calambres, agujetas y otros daños relacionados con el ejercicio físico que pueden sobrevenir. A continuación explicamos los gestos que se deben incorporar tras la realización del esfuerzo físico de cierta intensidad.

Tabla de Contenidos

La cuestión de la bebida

Si el esfuerzo no ha durado más de una hora, basta con beber agua, entre 1 y 2 litros a pequeños sorbos distanciados. Más allá de esto, o en caso de esfuerzo intenso, conviene preparar una bebida específica con 4 azucarillos en medio litro de agua poco mineralizada, medio limón exprimido incluido. En cuanto a la colación, basta con incluir un plátano o una barrita de frutos secos que ayudan al cuerpo a regenerarse y a prepararse para el próximo entrenamiento.

Stretching

La ducha escocesa

Se trata de alternar el chorro de agua caliente, a un máximo de 39 grados, que distiende y permite un mejor flujo de sangre y de oxígeno gracias a su efecto vasodilatador, y un chorro de agua fría que suba desde los pies hacia la parte superior del cuerpo, o al menos en las piernas para los más frioleros, porque descongestiona los músculos. Al salir del agua, conviene masajear con una crema anticansancio.

Los estiramientos

Existen dos reglas de oro que conviene respetar al máximo, estirarse con suavidad, puesto que si lo hacemos de forma intermitente corremos el riesgo de aumentar los daños y calambres, y cuando los músculos están fríos, es decir entre 15 y 20 minutos después del esfuerzo. El estiramiento se debe mantener entre 5 y 10 segundos antes de intentar ir más lejos. Tras una sesión intensa, es preferible montar en bicicleta o hacer natación, a la realización de estiramientos específicos.

El mejor momento para la práctica de deporte

Ciertamente no podemos especificar la hora exacta a la que conviene ponerse a practicar deporte. Todo depende del ritmo de vida de cada uno. Si se trabaja de noche, la única elección posible que queda es la práctica del deporte por la mañana o a lo largo del día. En todo caso, conviene no pasarse puesto que la jornada está lejos de estar acabada.

No obstante, si el ritmo de vida es más clásico, se aconseja normalmente ir al gimnasio por la tarde. Ciertamente, conviene tener una gran motivación, pero tras una sesión de fitness o de aerobic, la persona se encuentra mucho más en forma, sin estrés, y dispuesta a dormir como un tronco.

Para terminar una sesión de deporte intenso, lo ideal es hacer varios largos en la piscina. Esto permite a los músculos distenderse y evitar calambres dolorosos.

Comer tras el esfuerzo

Sobre si es posible o necesario comer tras el esfuerzo, todo depende de los horarios en los que se practica deporte. Conviene recordar que por la tarde, se puede comer tras la sesión de gimnasia, a condición de no exagerar los aportes calóricos ni los lípidos.

Aumento de peso

En función del funcionamiento del organismo de cada uno, es verdad que dejar de forma brusca la práctica deportiva puede provocar un aumento de peso, sobre todo cuando se practica deporte de forma frecuente y a fortiori cuando se es deportista de alto nivel. Incluso a veces puede tener serias consecuencias sobre la salud. Por tanto, conviene recordar el mayor consejo que se puede dar a un deportista, por una cuestión de salud, conviene practicar una actividad física frecuente.

Acudir a la sauna

Si se practica deporte para perder peso, la sauna puede ser eficaz, es decir transpirar ayuda a adelgazar. Tras cada competición, los deportistas de alto nivel pierden de media de 2 a 3 kg, simplemente por el hecho de sudar. Si se calcula rápidamente, un gramo de transpiración equivale a 0,58 kilocalorías.