Guía de alimentación saludable para el invierno

0
359

Cuando las temperaturas bajan el organismo nos pide platos ricos en nutrientes que además sirvan para combatir el frío, sean reconfortantes y también refuercen nuestro sistema inmunológico.

Entre las recomendaciones de esta guía de alimentación saludable destacan los productos de temporada como frutas y verduras esenciales para mantener una buena hidratación.

Pero también debemos seguir un plan de alimentación saludable conformado por productos frescos y adaptados al invierno. A continuación compartimos una Guía de alimentación saludable para el invierno, toma nota:

alt

Tabla de Contenidos

Frutas y verduras

Las frutas y verduras son esenciales en la dieta en cualquier época del año, pero con la llegada del invierno es importante incluir estos alimentos pues son la base de una dieta saludable gracias a su aporte de vitaminas y minerales.

Así, la manzana es una excelente alternativa pues se trata de una fruta que encontramos durante todo el año. Baja en calorías, la manzana está compuesta por un 80% de agua y gracias a su aporte de fibra ayuda a regular el tránsito intestinal.

También la pera tiene características similares a la manzana y a esta lista podemos sumar la uva, rica en potasio y la pectina que favorece una buena digestión. Reforzar nuestro sistema inmunológico también es importante y para ello nada mejor que consumir frutas que aporten vitamina C como la naranja, limón, mandarina, pomelo, kiwi y algunas hortalizas como el brócoli o el pimiento rojo.

La vitamina A es también importante dentro de una alimentación saludable en el invierno y para ello debemos incluir verduras como la acelga, escarola y espinaca, además de todos los vegetales de hojas verdes.

Para completar la lista añadiremos aguacate que no solo tiene grasas beneficiosas sino que aporta vitamina E y D, apio, nabo, calabaza, zanahoria y coliflor que tienen efecto diurético y un bajo aporte de calorías.

Alimentación que aporta vigor y reconforta

Hacer frente a los días fríos del invierno exige alimentos que no solo aporte vitaminas y minerales, sino que también nos aporte vigor y nos reconforte con alto poder de saciedad.

Para conseguir lo mencionado, añadiremos a la dieta de invierno quinoa, mijo, arroz y avena para enriquecer las comidas a base de verduras. Además, este tipo de cereales integrales no solo dan energía sino que son de absorción lenta y por lo tanto tienen mayor poder de saciedad. Pero cuidado! Estos cereales integrales tienen un alto contenido calórico por lo tanto su ingesta debe ser moderada.

Ya las legumbres son consideradas como un super alimento pues aportan energía, proteína vegetal y fibra. Añadiremos al menú del invierno lentejas, garbanzos, brotes de soja y judías, entre otras variantes. Combinaremos estas legumbres con vegetales y cereales integrales para obtener un plato completo y saludable.

Infusiones como la de tomillo resulta ideales para entrar en calor, mejorar la digestión y aliviar irritaciones de garganta. Si añadimos una cucharadita de miel los beneficios antibacterianos se duplican.

En invierno: sopas, cremas y guisos

La culinaria de invierno tiene sus secretos, pues aún cuando se conozcan los alimentos apropiados la combinación adecuada es imprescindible para que sean comidas apetitosas, como las sopas, cremas y guisos.

Las sopas incrementarán su sabor si añadimos cebolla, apio y puerro, que además son excelentes para evitar la retención de líquidos. Podemos variar las recetas y añadir a las sopas, algo de pescado, un poco de arroz, calabaza o zanahoria, o también rúcula, coliflor y espinaca.

Comer bien

En invierno es fundamental implementar una nueva alimentación, incorporar alimentos adecuados para ayudar al organismo a defenderse de enfermedades propias de esa época del año como dolor de garganta o resfriados.

Una buena manera de estimular nuestro sistema inmunológico debemos buscar alimentos con alto contenido en vitamina C, pero tambén aquellos que ayuden a elebar el sistema inmunológico que requiere niveles saludables de hierro en la sangre para funcionar de manera efectiva.

Comer bien es fundamental y añadir a la preparación de las comidas alimentos como el ajo, con propiedades antimicrobianas y antivirales ayudarán a beneficiar la función del sistema inmune. También el jengibre tiene propiedades antimicrobianas y reduce el riesgo de sufrir infección.

Nuestro inmunológico agradecerá los cambios de alimentación en invierno, entonces comienza ahora a hacer la lista y disfruta de los días fríos de forma saludable!